Conoce la historia de los Argueta, una pareja que ha roto las barreras del amor

Nacional 321

No todas las parejas tienen la misma suerte en el amor. Muchas han enfrentado grandes decepciones, vencido obstáculos, incluso han tenido que asimilar que la frase “felices por siempre” puede terminar más pronto del “si acepto”.

Miles de historias hay, cada persona es un mundo diferente, con algo que contar. En esta ocasión El Urbano News conoció a una pareja de esposos que viven juntos desde hace más de 40 años en Soyapango.

Alicia de Argueta, de 70 años y Arnulfo Argueta, de 86 se han convertido en una pareja de esposos ejemplo para muchos jóvenes que piensan en unir sus vidas. Son consejeros matrimoniales en la iglesia del Tabernáculo Bíblico Betel de San José, en ese municipio.

Se les ve compartir cada momento, como dos jóvenes tomados de la mano caminan por las calles, tienen citas para conversar un rato, o tomar un café. Él toca la guitarra, mientras ella le canta al oído la que dice “amorcito corazón”, de Pedro Infante. Sin entrar en tristeza, ella sabe que él ya no la escucha como antes. Por su edad, don Arnulfo ha ido perdiendo el sentido del oír.

Actualmente tienen 35 años de estar casados, decirlo resulta fácil, coinciden ambos. Pero recuerdan que no fue nada sencillo.

Decepciones amorosas y abusos

Alicia y Arnulfo eran vecinos en Antiguo Cuscatlán, La Libertad. Él era un adolescente soñador cuando ella nació. Desde temprana edad, él se dedicó a trabajar mucho como jornalero y agricultor.

La diferencia de edades, marcó otras historias en sus vidas. Arnulfo se casó en dos ocasiones, fruto de cada unión tuvo dos hijas, las mujeres lo abandonaron y él tuvo que asumir la responsabilidad de sus cuatros hijas. Una de las mayores era casi de la misma edad que Alicia, incluso llegaron a ser muy buenas amigas.

Los años pasaron, y Arnulfo y Alicia seguían siendo vecinos sin saber que un día unirían sus vidas.

Pero a Alicia, tampoco le había ido bien en el amor. Entre lágrimas recuerda que fue víctima de violación en dos ocasiones y que producto de esos abusos, tuvo dos hijos. Una niña y un niño que a los 11 años falleció a causa de neumonía.

La vida fue muy dura cuenta ella, con bastante trabajo, creció en medio de mucha pobreza y condiciones muy difíciles, su madre era muy estricta, y en varias ocasiones la golpeó tan fuerte hasta sangrar.

Durante juventud no conoció el amor. Cuando fue víctima de las violaciones, su madre se molestó más y no la dejaba ni salir a la tienda, ni tener amigos.

Arnulfo ya no volvió a buscar otra compañera de vida desde que la segunda mujer lo dejó, quedó decepcionado del amor. “Ya tenía 4 hijas que educar y criar, no era tan fácil para un padre soltero”, detalló una de sus hijas.

Fue por ella hasta el balcón de su casa para huir juntos

Él sabía de la existencia de Alicia. Y como ella era muy amiga de una de sus hijas mayores ahí fue donde surgió el romance. La hija al final terminó como cupido entre su padre y Alicia.

“Él estaba muy solo y triste. Se le notaba que lo atraía Alicia pero quedó con mucho miedo”, explicó una de sus hijas.

Alicia solo tenía una hija y una mamá que no la dejaba ni respirar a pesar de que ella ya era una adulta. Ambos empezaron a tratarse más y a ganar confianza. Aunque siempre fueron vecinos, cada uno vivía en mundos diferentes.

Ella se escapaba para verlo cuando su mamá no estaba en casa. Así pasaron por bastante tiempo, hasta que un día, Arnulfo animado por sus hijas fue hasta la casa de Alicia a pedir permiso, pero no tuvo buenos resultados.

La madre de Alicia era muy enojada y lo sacó de la casa y le dijo que no volviera. Pasó más tiempo, hasta que un día se pusieron de acuerdo, y él que ya trabajaba como de ANDA llegó con un carro a traerla.

Amarró un lazo al balcón de la ventana de Alicia y lo arrancó, rápido ella salió con su hija, y una bolsa plástica donde llevaba algunas prendas.

Por la rapidez del momento, Alicia terminó dejando trabado un zapato por la ventana. Pero escaparon juntos y empezaron una vida nueva dejando el pasado atrás. Con 5 hijas, 4 de Arnulfo y una de ella.

El doctor le había dicho a Alicia que ya no volvería a tener hijos, pero ese no era inconveniente para la pareja, ellos disfrutaban de la compañía de las hijas de ambos y formaron una familia muy unida.

“Fue algo muy bonito, el destino así lo quiso y mi mami quedó embarazada de mi, y aquí estoy, muy orgullosa de ambos y de cada una de mis hermanas con quien me llevo muy bien. Todos somos muy unidos, el cariño sobra”, dice entre risas Jenny la hija menor del matrimonio Argueta.

Las hijas de Arnulfo ya eran adultas y tenían sus propios hogares. Dos de ellas viven en Australia, una en México y la otra en el departamento de La Libertad. Mientras que la hija de Alicia vive en la casa que ella creció, en Antiguo Cuscatlán.

“Cuando nos reunimos todos, disfrutamos en familia, el cariño que nos une es más que la sangre”, agregó Jenny.

La pareja Argueta tiene 33 nietos y 18 bisnietos. Alicia es comerciante, Arnulfo ya se jubiló.

Facebook Comments
Check Also
Más de 130 familias beneficiadas con títulos de propiedad en San Luis Talpa
Al menos 134 familias de la comunidad Las Flores, ubicada en el municipio de San ...