Vigilante agrede a una mujer trans en una estación de trenes de Barcelona

Internacional 108

La operadora ferroviaria española ha abierto un expediente informativo al presunto agresor y ha asegurado que «se tomarán las medidas necesarias».

Un agente de seguridad de la operadora ferroviaria Renfe agredió este viernes a una mujer trans en la estación Sants, en Barcelona (Cataluña, España), según se aprecia en un video publicado en las redes sociales por medios locales. En la grabación se observa cómo un vigilante se acerca por detrás de la víctima, que no lleva camiseta, y, pese a que no ofrece resistencia, la reduce con la ayuda de otros dos compañeros, que la sujetan por ambos brazos. Ya en el suelo, se escucha cómo llora. Es entonces cuando uno de los agentes de seguridad que intervienen le propina tres fuertes puñetazos, lo que provoca la indignación de los testigos. «¡Mira lo que me ha hecho!», les grita el hombre enseñándoles uno de sus brazos. Tras esto, se levanta, le da una patada en la pierna y se aleja del lugar. Antonio Carmona, portavoz de Renfe, anunció que el guardia fue expulsado minutos después del incidente, detallando que se le ha abierto un expediente informativo. «Se tomarán las medidas necesarias», añadió.

¿Qué ha pasado?

Al parecer, todo empezó cuando la chica se sintió incómoda por la presencia de una cámara de televisión, por lo que increpó al operador que la llevaba para que no la grabara. En ese momento, los agentes de seguridad privada de la empresa Sureste se acercaron para hablar con ellos. Pero empezó una discusión y uno de los guardias habría resultado herido con un objeto, aunque no se especifica cuál. De hecho, se informa que sería la misma persona que presuntamente luego golpeó a la víctima estando en el suelo. Los Mossos d’Esquadra (Policía autonómica catalana) han abierto una investigación sobre el caso y están a la espera de tomar declaración a la mujer, que tuvo que ser trasladada al hospital. Por su parte, Marc Serra Solé, concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación del barrio de Sants-Montjuïc, ha tildado la agresión de transfobia, lamentando que los guardias le gritaran «cállese señor».
Facebook Comments
Check Also
El Real Madrid se preparó para inscribir a Mbappé en agosto
Facebook Comments