Rigoberto el ingeniero que fue asesinado: “Todos tenemos miedo a la violencia ocasionada por las pandillas”

Nacional 287

¿LUGARES SEGUROS EN EL SALVADOR?, cuestionó el joven ingeniero el 2 de diciembre de 2018.

“Todos tenemos miedo a la violencia social ocasionada por las pandillas, olvidamos que existen otros tipos de violencia como lo que me pasó hoy domingo 2 de diciembre a las 15:30 en La Despensa de Don Juan de Unicentro Lourdes”, dice una publicación del año pasado en la cuenta de Facebook de Rigoberto Arnulfo Orellana Canales, de 26 años, el joven asesinado a balazos esta mañana en San Juan Opico, La Libertad.

En esa ocasión, Rigoberto fue víctima de un ataque violento por parte de un hombre en un centro comercial. Sin entender el por qué del ataque, terminó con lesiones en el rostro y sangrando de la boca, pero su reacción fue pacifica, tal como lo describe en su mismo texto.

“¿Qué pasaría si nosotros hubiéramos reaccionado con violencia? La respuesta es simple: “Hubiéramos tenido que llamar a la policía y todos tendrían que ir a bartolinas”, detalla Rigoberto.

“Pero no, nosotros no somos violentos, no creemos que las cosas se solucionen así, ¡Claro! Como no hicimos disturbios, nuestro caso pasó desapercibido… Preguntamos si levantarían un reporte o un acta, nos dijeron que no, también nos dijeron que no podíamos ver el video en el momento de la agresión que habría que entrar en un proceso burocrático para ver los 15 segundos que duró esta agresión”, Agrega.

Rigoberto Arnulfo se graduó de ingeniería mecánica de la Universidad José Simeón Cañas (UCA) en octubre de 2017, tenía todo un futuro, pero la violencia le arrebató la vida esta mañana cuando se disponía a pasar consulta en la clínica del Seguro Social de la colonia Sitio del Niño, San Juan Opico.

Eran aproximadamente las 6 de la mañana, el joven ingeniero esperaba su turno, cuando fue atacado a balazos por unos sujetos. La versión preliminar es que se trató de un asalto y la víctima se habría negado a entregar sus pertenencias.

La familia expresó que “ni la Policía, ni ambulancias ayudaron” cuando ocurrieron lo hechos y que fue el padre de la víctima quien llegó al lugar para trasladarlo en su vehículo, hasta Fosalud de Lourdes, Colón, pero no resistió y murió.

Su muerte ha causado indignación. Sus familiares y amigos lo describen como un joven muy religioso, trabajador, perseverante, educado, amoroso y responsable. Era amante de la fotografía y los niños.

Rigoberto servía como monaguillo en la parroquia Divino Niño. En octubre del año pasado viajó a Roma a la canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Actualmente junto a un grupo de amigos tenían una empresa de servicios eléctricos.

Así se expresa su familia:

“No puedo creer que te me fueras te extrañare mi lokito mas que mi primo mi ejemplo a seguir mi maestro mi amigo Mi hermano mayor el que me cuidaba siempre y regañaba con amor”.

Facebook Comments

Check Also
Juegos panamericanos ESA
Continúa la acción de los atletas salvadoreños al tercer día de los Juegos Panamericanos
Facebook Comments